Publicado: 5 de Julio de 2018

La historia de amor entre una niña y una poni. 
Una poni complicado pero con un increíble potencial, que su jinete consiguió sacar. Trabajo, constancia y superación han sido las claves de su éxito. Confianza plena entre amazona y poni y viceversa.  En un año muy complicado, donde podemos decir que este mundo hípico tiene la capacidad de ayudar a superar cualquier problema. Gracias Leti por hacernos disfrutar y llorar con todos tus éxitos en este Campeonato. Desde aquí queremos decirte que nadie se lo merece más que tú y prueba de ello es una maravillosa medalla de bronce individual y otra de oro por equipos. Gracias por demostrar lo que vale nuestra maravillosa poni Ginny y que a partir de hoy una parte muy importante de ella es tuya también. Seguiremos luchando por seguir superando cualquier dificultad que se nos ponga delante, porque vosotras nos habéis demostrado que todo se puede! Gracias por hacernos aprender tanto! Por historias como esta merece la pena nuestro trabajo!